Robledo

Robledo es villa de la provincia de Albacete, a 68 Km. de la capital. Hace de frontera entre La Sierra de Alcaraz y El Campo de Montiel, con una altitud de 1028m. El núcleo de población se asienta al píe de una ladera junto a la carretera N-322.

El término municipal de esta localidad ocupa 119’30 km2 de extensión y una población de 476 habitantes, cantidad que aumenta en época de estío y festividades, tanto en Robledo como en sus dos pedanías: El Cubillo y Los Chospes

La primera de ellas es conocida con el sobrenombre de «Pequeña Suiza», apodo por el cual sus vecinos hacen homenaje desde el recuerdo y añoranza a su lugar de origen.

La ubicación de Los Chospes lo hacen más especial, si cabe, rodeado de montes, vegas y humedales, que dan infinidad de contrastes a paisajes dignos de admirar.

HISTORIA

Al igual que algunos de los pueblos de la comarca, la historia de Robledo está unida a la “noble y muy leal ciudad» de Alcaraz. Sin embargo, la tradición oral cuenta que la llamada Casa de Las Pulgas, sita en las inmediaciones de El Cubillo, pudo ser un asentamiento Islámico, más concretamente una torre de vigía durante la reconquista cristiana del s.XII.

Para conocer la situación del municipio en el siglo XVIII se ha de recurrir a la encuesta que el Arzobispo de Toledo, Primado de las Españas, Cardenal Lorenzana envió en 1.785 a cada uno de los encargados de las parroquias de su jurisdicción, que en este caso era don Nicolás Ruiz de Alarcón. En el siglo XIX Pascual Madoz hace una breve descripción de esta villa en su «Diccionario Geográfico-Estadístico-Histórico de España y sus posesiones de Ultramar».

La primera pesquisa de instauración de Ayuntamiento de Robledo es de 1822, durante el Trienio Constitucional y formaba parte de la provincia de Chinchilla. Un año después, en verano de 1823 vuelve a ser aldea dependiente de Alcaraz, ya que desaparece dicha provincia por el revocamiento constitucional. 

Hasta enero de 1836 Robledo no consigue desligarse de «la noble y muy leal ciudad», momento en el cual, por orden gubernativa se hace oficial la segregación del municipio. Así se inicia la independencia, finalizando en 1842. 

FIESTAS Y TRADICIONES

Comenzando en Enero con San Antón, hasta Diciembre con Santa Lucía, Robledo y sus aldeas festejan diversas onomásticas. Con ello pretenden recuperar y mantener sus orígenes y huellas de identidad que han ido pasando de generación en generación, acrecentando la cultura y tradiciones del lugar.

La primera de ellas, San Antón, de arraigada tradición, antiguamente se soltaba un cerdo por las calles de la aldea, la gente se encargaba de alimentarlo durante todo el año, después se rifaba entre las gentes del pueblo. En la actualidad se realiza una misa y procesión con la imagen de San Antón. Las gentes de Los Chospes han convertido esta tradición religiosa en un día festivo, donde no faltan la salva de cohetes, comida popular y actividades culturales.

El 19 de marzo, festividad de San José, patrón de El Cubillo. Los naturales del lugar vuelven a sus orígenes para agradecer al santo la reunión y reencuentro con familiares y amigos. Se celebra una misa y procesión por las calles de la aldea y una comida popular.

En los días de Semana Santa el ambiente se transforma. El fervor se convierte en un silencio sobrecogedor, quedando roto por el estruendo de tambores y cornetas que acompañan las procesiones. En estos días el juego de la Bolea vuelve a practicarse, las bolas de acero están en el más absoluto paro durante el resto del año, solo usadas para este juego que se lleva a cabo durante Semana Santa. El 13 de Junio es San Antonio. Onomástica muy especial para los lugareños, pero aún mas para las mujeres y sobre todo las jóvenes solteras.

El 12 de octubre Ntra. Sra. del Pilar, día grande para Robledo que celebra sus Fiestas Mayores. Los toros, verbenas, juegos infantiles y actividades culturales variadas entretienen a la población. En muchas de la casas del pueblo en estos días se degustan los típicos gazpachos manchegos, que aún hoy se suelen hacer con Torta de Pastor, sin olvidarnos del cordero «frito al montón» o en caldereta.  

Termina el año de celebraciones con Santa Lucía, el 13 de diciembre.

ARTE

Sin contar con un patrimonio destacable, Robledo saca partido a las huellas que el paso de la historia ha dejado en estas tierras. Las Cuevas de Los Chospes y de El Arquillo son edificaciones naturales, de origen semirrupestre, y otras artificiales que hasta mediados del siglo pasado fueron el domicilio de algunas familias. De las Cuevas de El Cubillo se sabe que se utilizaron como almacén de material para la construcción de la vía férrea, dada la ubicación de éstas.

Los Cucos presentes en La Cañada Las Viñas son edificaciones sencillas de piedra del siglo XIX, su uso era tanto de cobijo para animales como de descaso y vigía para el hombre.

De la Casa de las Pulgas, que ya se menciona en historia, se sabe por tradición oral que puede tratarse de una Atalaya musulmana, torre de vigilancia, del siglo XII.

Los molinos harineros han jugado un papel importante en la economía del lugar durante los siglos XIX y XX, están a lo largo de los cauces de los ríos Cubillo, Arquillo y Campillo. Para dar a conocer, recuperar y conservar estas edificaciones se ha creado la Ruta de los Molinos.

Respecto a la arquitectura religiosa cabe destacar la Ermita de Villalgordo del s. XVI, construcción humilde de nave única con bóveda de crucería sencilla. Después de esta ermita, se levantarían las iglesias de Robledo, Iglesia de la Purísima Concepción, que presenta también algún parecido con la antedicha, y la de El Cubillo, Iglesia de San José. Éstas nacen como parroquias dependientes, la de Robledo aparece como adscrita a la Santísima Trinidad de Alcaraz.

CULTURA

El “Viejo Centro Social Polivalente” es el fiel testigo de todo movimiento cultural de Robledo, en él, además de albergar la Ludoteca y Biblioteca Municipal, así como el Hogar de Jubilados y Pensionistas; se llevan a cabo diversas actividades durante todo el año.

La Banda de Tambores y Cornetas practican y ensayan durante el invierno los solemnes himnos que representan en Semana Santa. El recién creado Grupo de Teatro de Robledo ensaya y aprende sus papeles, a sabiendas que hasta el día del Estreno en las Fiestas del Pilar, el centro guardará con secreto y sigilo su obra; ese día arropa a los actores y se engalana para recibir a espectadores.

La Ludoteca se convierte en Sala de Exposiciones tales como las de fotografía antigua, donde se aprecia el paso de la historia. Esta exposición se lleva a cabo con la colaboración de los vecinos que proporcionan las imágenes. En el Centro de Mayores también se ve el trabajo que desarrollan las asociaciones de Robledo, se exponen cuadros en óleo y trabajos de madera y esparto.

El Verano Cultural se viene celebrando durante años convirtiéndose en el reencuentro y unión de todos, de las gentes de pueblo con los amigos y familiares que vuelven por vacaciones, así como de los nuevos visitantes que descubren cada año la actividad cultural y festival de las noches veraniegas.

Los Chospes y El Cubillo también cuentan con un programa Cultural de Verano, similar al de Robledo.

El acto a destacar durante la Navidad es la visita de SS.MM. Los Reyes Magos de Oriente que reparten regalos por doquier y se les gratifica con chocolatada y correspondiente roscón.

ESPACIOS NATURALES

El entorno natural de Robledo es rico en flora y fauna, los bosques de encinas y robles se suceden con zonas de cultivos cerealísticos. Al mismo tiempo las fuentes y cursos de aguas que mantienen su corriente durante el estío, riegan pequeñas huertas siguiendo el curso del río, pasando por Las Torronteras y La Cañejuela, hasta llegar a las vegas de Los Chospes. 

También predominan los bosques de sabinas, éstas se pueden contemplar en el paraje «El Sabinar», destacando un ejemplar, «La Charcona «, que saluda a los caminantes de la Ruta de los Molinos a su paso por «El Campillo». 

No posee grandes cuencas hidrográficas. Destaca el río Cubillo, afluente del Júcar. Otros pequeños arroyos vierten sus aguas en el río Guadalmena, afluente del Guadalquivir. Hay que destacar los humedales “Laguna del Arquillo” y “Laguna Ojos de Villaverde”.

Con el fin de aprovechar esta hidrografía y crear una nueva necesidad económica durante los siglos XVII y XX se edificaron una serie de molinos harineros y bataneros en todo el término de Robledo, que funcionaron hasta mediados de siglo pasado.

Actualmente se encuentran en estado de abandono, aunque cabe destacar el perfecto mantenimiento en el que se encuentran el Molino de El Cubillo y el de Las Torrenteras. Para dar a conocer estas infraestructuras y tipo de economía, e intentar recuperar algunos, se ha creado el Camino de la Ruta de los Molinos.

En plena Vía Verde a su paso por El Cubillo nos encontramos con el Paraje «Dientes de la Vieja», con cuevas y paredes de piedra caliza. Este nombre tan peculiar se debe a la rareza y singularidad de las mismas, de diversos tamaños y descolocadas, asemejando a la dentadura de una persona mayor.

Más información www.robledo.es