Pozohondo

Pozohondo es el municipio más oriental de la comarca. Ocupa una extensión de 136,63 km2, a 868 metros de altitud. Dista de Albacete 31 km. por la carretera CM-3203 a su paso por Peñas de San Pedro.

La población de 1.792 habitantes, se reparte entre el pueblo y las pedanías Nava de Abajo, Nava de Arriba, Campillo de la Virgen y Los Pocicos.

El Almendro, la vid, el cereal y el azafrán, conforman la peculiaridad de sus paisajes.

Pozohondo es un bonito pueblo, de gente afable, en el que la plaza sirve de marco singular para centrar la actividad cotidiana de sus habitantes, bajo el ruido del correr, de los más jóvenes y el bullicio del agua de su fuente.

Lo que más caracteriza, sin duda, a Pozohondo es su Banda Municipal de Música, que alcanzó, tiempo atrás, gran prestigio, y lo mantiene en la actualidad. El carácter festivo, da fama al lugar, destacando la popular danza del Zángano

HISTORIA

Los primeros resquicios de historia de Pozohondo se encuentran en los yacimientos íberos y romanos en el paraje Las Peñicas, donde han aparecido partes de cerámica y un fragmento de escultura íbera, más concretamente la talla tosca en piedra que representa una cabeza femenina, donada al Museo Arqueológico Provincial de Albacete.

Hasta el año 1.537 el municipio era aldea de la Ciudad de Alcaraz, a partir de entonces pasó a ser dependiente de Peñas de San Pedro, junto Alcadozo, Pozuelo y San Pedro. Hacia la mitad del siglo XIX Pozohondo se convierte en un municipio independiente con ayuntamiento propio.

Cabe destacar el hecho acaecido en marzo 1812, cuando los lugareños se unieron al ejército español del General Villacampas, para luchar contra las tropas napoleónicas de los Generales Palombini y Pannetier durante La Guerra de Independencia. La batalla quedó en este lado, apropiándose de cañones y banderas, símbolos que forman parte del escudo de esta villa.

FIESTAS Y TRADICIONES

Las fiestas se celebran el 24 y el 25 de Junio en honor a San Juan Bautista. En estas fiestas hay cabida para todos los públicos; comienza el día muy temprano con las tradicionales dianas para después continuar con los Zánganos y sus danzas.

Las procesiones y encierros, tienen lugar por las principales calles del pueblo. Por la tarde se lidian las reses y por la noche las verbenas populares y conciertos amenizan las veladas. El último día de fiestas hay degustación de carne y cuerva para todos los asistentes.

La fiesta que más apasiona a los pozohonderos, es la representación del Prendimiento de Jesús, en Semana Santa, data de finales del S.XVII principios del S.XVIII y es representado por habitantes del pueblo.

El primer domingo de Octubre tiene lugar la Virgen del Rosario, festividad que siguen también la Nava de Arriba y la Nava de Abajo celebrando además esta última San Pascual Bailón el 7 de Mayo.

Otra fiesta a destacar en Pozohondo, es San Blas, el día 3 de Febrero, en el que es costumbre salir al campo a comer con amigos y familiares la tradicional mona. San Isidro Labrador, patrón de los agricultores, es venerado el 15 de Mayo con una comida en el campo.

Santa Lucía, invita al visitante a comer «criyas asas» en las luminarias que se hacen en las esquinas de pozohondo, para que el humo de las hogueras, nos guarde la vista.

Tanto la Nava de Arriba como los Pocicos, celebran sus fiestas principales el día 13 de Junio. En el Campillo de la Virgen el día 23 de Enero, se celebra la festividad de San Ildefonso. La noche anterior al miércoles de ceniza se come, fritillas con chocolate, conocida como San Reventón, porque hay comida en abundancia para todo el pueblo. 

ARTE

Destacamos en el municipio la bonita Iglesia de San Juan Bautista, construida en el siglo XVII, ésta ha precisado de diferentes reformas a lo largo de los años,  conservando actualmente la cúpula y la bóveda.

En la arquitectura popular resalta una preciosa fachada con nueve rejas pechugonas de laboriosa rejería.

Son varios los molinos de viento que encontramos en esta localidad, uno de ellos debió de ser de los más grandes de la provincia de Albacete por las proporciones que presentan sus ruinas.

Al lado de la Ermita del Calvario, hayamos otro molino totalmente reconstruido. De la mayoría de ellos sólo quedan ruinas, como es el caso del «Molino de Pablo» y algún otro en las proximidades del municipio.

Los íberos también dejaron su huella por esta localidad, a poca distancia del pueblo, junto al cementerio nuevo, se encontraron restos de un poblado íbero-romano y restos de bronce. 

CULTURA

Esta localidad está adherida a la red de teatros de Castilla La Mancha y a Cultural Albacete.

Cuenta con una Banda de música, fundada en el año 1805, siendo así la más antigua de Castilla La Mancha. Esta Banda municipal viene desarrollando su actividad desde entonces y de forma ininterrumpida hasta hoy, recorriendo y animando las fiestas de muchos pueblos de la comarca y sus tardes de toros, en especial en la Plaza de toros de Albacete de la que es titular.

Realizan una media de 15 conciertos al año, interpretando varios géneros musicales. Tiene grabado un disco «El Sonido del Torero» grabado en vivo el 25 de agosto en el Auditorio Municipal de Pozohondo, incluye 15 pasodobles taurinos.

El viajero podrá disfrutar de la típica danza del Zángano que todos los años se celebra el 24 de junio en las fiestas de San Juan y se repite el 7 de octubre con motivo de la Virgen del Rosario. 

ESPACIOS NATURALES

Pozohondo se encuentra en plena llanura manchega, asentado en un hondo. En contraste con esta llanura se alza la Sierra de San Juan, al noreste de la población, con abundantes pinos y carrascas.

El punto más alto del municipio está en el Cerro de la Sabina con 1017 metros, junto a la aldea de la Nava de Arriba, donde las vistas se extienden en un horizonte sin límites.

La zona de ramblas y cerros junto a la aldea de los Pocicos, esconde rincones con un gran valor ecológico, encontrándose en ellas algunas especies raras de plantas, como una pequeña población de narcisos blancos.

Estos terrenos son adecuados para la formación de lagunas estacionales llamadas navas, de ahí el nombre de dos aldeas, Nava de Abajo y Nava de Arriba. En esos encharcamientos es fácil observar gran cantidad de fauna.

Más información www.pozohondo.es