Peñascosa

Peñascosa es municipio serrano de la provincia de Albacete, su nombre indica que es terreno de peñascos y escarpado. Enclavado en montaña con una altitud de 1169 m y 189.30 km2 de extensión.

La distancia a la capital varía según las vías de acceso, oscilando entre los 70 y 85 km. Para acceder a esta población tenemos dos opciones: desde las carreteras N-322 y CV-A-1 a su paso por San Pedro, y por la N-322 y A-4 por el Santuario de Cortes.

La población de 384 habitantes se reparte entre el pueblo y siete pedanías: Pesebre, Zorío, Cerroblanco, Cañada Seca, Arteaga, Fuenlabrada y Burrueco.

Las tierras de Peñascosa están surcadas por los ríos Arquillo, Cortes y Monte Mayor, que se mezclan con montes de pinos, entre ellos El Pino-Roble y carrascas como La Centella, donde pasear y buscar las deseadas setas y níscalos. Abundan especies como jabalíes, perdiz, conejo…haciendo posible la práctica de caza. Esta orografía apenas permite el cultivo de cereal y cría de ganado lanar y reses bravas, sustento de la economía junto con la tala de pinos.

El casco urbano es sencillo, el recorrido por sus calles conduce a la Plaza Mayor con edificios rústicos y emblemáticos como la Iglesia de San Miguel. Destacar también la ermita de Burrueco, pequeña construcción de encalado típico.

HISTORIA

Peñascosa pertenecía en el s. XVlll a la división territorial denominada como La Región de La Mancha, estuvo anexa al partido de Alcaraz. En 1789, se le denominaba: “Peñascosa, Granja de Señorío Secular, provincia de la Mancha, Partido y Término de Alcaraz”. Granja, significaba aldea de poca importancia y escasa relevancia.

Hasta el siglo XIX, mas de la mitad del territorio de Peñascosa, pertenecía al clero, pero en la desamortización de Mendizábal, paso a manos privadas creándose grandes latifundios. Su economía serrana y su desequilibrada estructura de la propiedad de la tierra acentuaron una crisis demográfica que se extendió por toda la comarca.

Fue en 1851, cuando se constituyó el Ayuntamiento de Peñascosa, independizándose de Alcaraz. El territorio asignado fue de 189,3 Km² en el que se distribuyen sus aldeas: Arteaga, Burrueco, Cañada Seca, Carboneras, Cerroblanco, Fuenlabrada, Zorío y Pesebre. También tiene multitud de casas de labor y cortijadas.

La emigración, alimentada por la demanda de mano de obra en los núcleos industriales, que se sufrió como consecuencia de la industrialización en las décadas de los 60 y 70 en el siglo XX, fue un motivo más que provocó la marcha de la población, no sólo hacia el Levante, sino también hacia las grandes ciudades albaceteñas, que ofrecían más posibilidades laborales.

FIESTAS Y TRADICIONES

Las Fiestas Mayores se celebran en Agosto, siendo el Patrón San Miguel Arcángel compartiendo protagonismo con la Virgen de la Asunción, que los lugareños ya la consideran Patrona.

Diversidad de actividades hacen que en estos días de diversión el pueblo se una para recibir y acoger al visitante y disfrutar del ambiente festivo que se vive en las calles adornadas para la ocasión y disfrutar de los fuegos artificiales que iluminan las noches de verano.

Teatro, cine, concursos, verbenas, misas y procesiones son, entre otros, los actos con los que las gentes de Peñascosa pueden disfrutar en estos días festivos. Destacables son por su afluencia de público los encierros y corridas, esperados eventos que este pueblo taurino aguarda.

La víspera de San Antón, patrón de los animales, el pueblo luce al calor de la luminaria celebrada en honor al santo. El intenso frío del 17 de enero es paliado por el fuego y también por la inmejorable compañía de los vecinos.

A mediados del mes de mayo se celebra San Isidro Labrador. En esta época los campos se cubren de flores y los árboles muestran su aspecto más saludable.

Las pedanías también disfrutan de fiestas patronales:

  • Pesebre.- Último fin de semana de Julio en honor al Sagrado Corazón de Jesús.
  • Burrueco.- 22 de Mayo día de Santa Quiteria.
  • Zorío.- El día 3 de Mayo se celebra la fiesta de la Cruz de Mayo.
  • Cerroblanco.- El fin de semana posterior a las fiestas de Peñascosa.
  • Arteaga.- El fin de semana posterior a las de Cerroblanco.

ARTE

De la arquitectura popular destacan grandes caserones ornamentados con forja y pequeñas casas en planta baja que se entremezclan con edificios más modernos.

Destacamos en este apartado la arquitectura en piedra seca, omnipresente en todo el término de Peñascosa y sus pedanías. Las piedras se amontonan sin haber sido labradas y para ello se excluía cualquier tipo de material que las hiciese adherirse unas a otras. Las obras de este tipo que aún se aprecian son las plazas de tientas y los cucos.

Las primeras son unos corrales cerrados donde se realizaba la tienta o hecho de probar reses bravas. De ahí el gran arraigo de tradición ganadera.

Los cucos son construcciones tradicionales que presentan una falsa cúpula y en el interior un pesebre, comedero para animales. La función era de dar cobijo tanto a pastores y agricultores como a burros, mulas o ganado.

El término de Peñascosa cuenta con diversos Molinos de Agua. Al funcionar con corrientes de agua se ubican cercanos a los cauces de los ríos Pesebre, Puentecillas, Arquilllo y Cortes. Este tipo de industria abastecía de harina tanto a los vecinos del municipio, como a los aldeanos y pueblos cercanos.

De la arquitectura reliogiosa destaca la Parroquia de San Miguel Arcángel de finales del siglo XIX. Edificación sencilla de mampostería y piedras. La ermita de Burrueco es una construcción destacable, edificio de pequeñas dimensiones y con paredes recubiertas por un encalado típico y sencillo, propio de la sierra. 

CULTURA

La Semana Cultural de Peñascosa se celebre del 9 al 13 de agosto, con distintas actividades que son el preámbulo de las fiestas mayores o patronales del 14 al 17 de agosto.

En estos días las gentes colaboran con la corporación municipal, así como las asociaciones existentes, con el fin de conseguir el mayor éxito de participación y diversión.

En Peñascosa se trabaja la recuperación de la cultura popular, tradiciones y oficios, esta labor ya se aprecia al tener entre sus vecinos la primera Artesana Miniaturista y Ceramista Registrada de Castilla –La Mancha y dos artesanos de la forja merecedores de ser visitados y apreciar su labor.

El trabajo del esparto sigue presente en este lugar de la sierra, relegado mayoritariamente, a personas mayores, que ven en esta labor la distracción y entretenimiento durante los fríos días del invierno, los productos elaborados con este material son en su mayoría para su uso en labores de agricultura y ganadería, como eran la sarrieta, soga, espuerta, bozal…, aunque en estos días el esmero, la experiencia y las ganas  han llevado a la elaboración de objetos meramente decorativos.

Encontramos también algunos telares, ya que son varias las personas de Peñascosa que han sido tejedoras y conocen como nadie esta técnica, elaborando juegos de tarima, alfombras, refajos manchegos y otros tejidos de hogar. 

Más información www.peñascosa.es