El Bonillo

El Bonillo es una localidad Castellano-Manchega situada en el Noroeste de la provincia de Albacete. El término municipal limita al norte con los municipios de Villarrobledo y Munera, al este con el de Lezuza, al sur con los de Alcaraz, Robledo (un pequeño pico, casi no hay contacto), El Ballestero, Viveros y otra vez Alcaraz, y al oeste con los de Villahermosa (Ciudad Real) y Ossa de Montiel. Está surcado en el norte por el río de Sotuélamos y el Córcoles; el sur lo riegan el Pinilla y los arroyos Sagés y Alarconcillo. La mitad este es zona de importantes humedales: se trata de las navas y navajos que, en régimen estacional, refrescan estas tierras manchegas y constituyen un hábitat ideal para toda clase de ánades, garzas y demás aves acuáticas.

Al norte de la carretera que une El Bonillo con Lezuza encontramos varias de estas lagunas: Navalcudia, La Isla, Navajolengo y Nava Colla. Cruzando la carretera se halla Nava Redonda y, algo más al sur, en el límite con el término del Ballestero, Navaconchel.

Otro atractivo de la zona es la proximidad del Parque Natural de las célebres Lagunas de Ruidera, a las que el visitante puede acceder desde El Bonillo, en pocos kilómetros por la carretera que conduce a Ossa de Montiel. En paralelo a esta ruta discurren los caminos de la Casa del Gallo y de los Tontos. Del pueblo salen, asimismo, las sendas de Sotuélamos y las Salinas de Pinilla,  donde  hubo en tiempos un campamento romano. Estas vías, junto con la cañada Real, que cruza el término en su parte oriental, permiten practicar el senderismo en pleno contacto con la naturaleza. A escasa distancia de El Bonillo se hallan las ruinas de San Miguel de Susaña, con restos de una calzada romana, y Santa Ana que, junto a Sotuélamos y Pinilla, fueron los núcleos fundacionales del pueblo.

Fundamentalmente se divide a partes iguales entre la agricultura, la ganadería, la construcción y el sector servicios, y paulatinamente está adquiriendo una importancia capital la energía alternativa, tanto en su versión eólica como fotovoltaica.

Su gastronomía es muy variada, con productos de la zona, su abundante caza menor, como la liebre, el conejo y la perdiz, junto a las setas de cardo de exquisito sabor se elaboran la mayoría de los platos típicos de la zona. Ustedes pueden degustar los siguientes platos: Escabeche de Perdiz y Conejo, Gazpachos Manchegos, Arroz con Liebre, “Caldomojar” con Setas, Gachas con Setas, Migas “Ruleras”, Carne de Boda, Caldereta de Cordero… En su semana Santa se puede degustar el Arroz con Miel y los Panecillos en Dulce. Saboreándolo todo con nuestros exquisitos quesos y elaborados vinos de las bodegas Manzaneque y Sánchez Muliterno

HISTORIA  

El término municipal de El Bonillo, en época medieval, tenía infinidad de núcleos poblacionales (como demuestran las iglesias y ermitas que hay o había) distando poco entre sí (ermita de Pinilla, ermita de Sotuélamos, iglesia gótica en Cerro Bueno -la actual iglesia de Santa Catalina-, ermita de la Magdalena, Santa Ana, convento de Agustinos, ermita de San Roque), aunque los más importantes eran la aldea de Sotuélamos, San Miguel de Susaña y Santa Catalina (cerca de las Salinas de Pinilla). Estas, a caballo entre los siglos XII y XIII, se unieron en Cerro Bueno formando lo que hoy es El Bonillo, en el sitio donde se encontraba una pequeña iglesia de estilo gótico.

Se dice que la unión tuvo lugar porque estos tres núcleos de población se hallaban situados en vaguadas que, en época de lluvias, eran de fácil inundación, y porque en Cerro Bueno había mucha caza y buenas tierras. Poco después del año 1500 se le concede la independencia de la ciudad de Alcaraz.

 De estas tres aldeas originales se conserva:

  • Soto de Álamos (hoy Sotuélamos): la ermita y la propia aldea, que actualmente se sigue utilizando, y donde hasta hace pocos años había un núcleo permanente de población, siendo pedanía de El Bonillo.
  • San Miguel de Susaña: Data del Imperio Romano y se conserva una antigua posada actualmente conocida como Casa Redonda (el nombre hace referencia a su especial construcción), y vestigios de una calzada romana que iba desde la antigua Libisosa (hoy Lezuza) hasta Laminio (Alhambra). En los terrenos cercanos a la aldea los labradores habían encontrado recipientes de cerámica y monedas romanas.
  • Detalle Escudo Templario – Santa Catalina: Era una aldea sujeta al convento de los Templarios, de estilo románico, habitado por los caballeros de la orden del Temple. Se conservan las pinturas en el artesonado, tapado por las bóvedas (entre el tejado y estas). Santa Catalina estaba cerca de las Salinas de Pinilla, que son de remotísima antigüedad. Parece ser que los romanos las aprovechaban, y prueba de ello son los restos de un campamento romano descubierto en las inmediaciones de las lagunas llamadas de las Salinas. Las salinas pasaron a ser en 1620 propiedad real, llamándoselas «El Real Saladero de Pinilla». Cuando la desamortización de Mendizabal pasaron a ser de titularidad privada.

Ya formado el pueblo, y absorbiendo a las gentes de los alrededores, el Bonillo pertenecía a la jurisdicción de Alcaraz.

Cuando en 1475 la ciudad de Alcaraz se revela contra el Marqués de Villena, poniéndose de parte de los Reyes Católicos, los habitantes de El Bonillo se alzaron también en armas y solicitaron la ayuda de los alcaraceños. Estos enviaron sus tropas que, engrosadas con las de El Bonillo, se pusieron en marcha para liberar al pueblo de Munera del dominio del Marqués.

El 27 de noviembre de 1532 la Emperatriz Isabel le concede facultad para sentenciar sus propias causas civiles, siempre que no excediesen de los 400 maravedíes.

La misma Emperatriz Isabel el 11 de enero de 1534 le concedía la propiedad de la Dehesa Nueva. Posteriormente el Emperador Carlos I de España y V de Alemania le concede el título de Villa por una carta privilegio dada en Barcelona el 12 de febrero de 1538 «Haciéndole merced a la Villa de El Bonillo de eximirla de la ciudad de Alcaraz donde era sujeta, y hacerla villa de sí y sobre sí y darle jurisdicción civil y criminal […] Y os damos poder y entera facultad para que podáis poner y tener, y pongáis y tengáis horca y picota…». Esta picota es el rollo-picota, hoy conocido como Rollo de San Cristobal, donde se ajusticiaba y exponía a los reos a la vergüenza pública.

El 20 de junio de 1566 Felipe II ratificó la concesión otorgada por Carlos I, y le amplió la jurisdicción «… Se le amplíe y acreciente de nuevo dos terceras partes de dos leguas vulgares que hay de término desde la Villa de El Bonillo hasta el mojón de Villarrobledo que es junto a la ermita de Sotuélamos […] y que la misma ampliación se le dé a la redonda y contorno de la dicha Villa de El Bonillo.»

FIESTAS Y TRADICIONES

La Semana Santa es una de las más importantes de la provincia en fase de declararla de interés turístico regional por su colorido, vistosidad, por su gran número de imágenes y sus bandas de música.

Una de las fiestas más importantes son el día 4 de Marzo y 14 de Septiembre: días del Santísimo Cristo de los Milagros. En honor al patrón era tradición encender unas hogueras a las puertas de cada casa.

La feria de El Bonillo se celebra del 10 al 15 de agosto de cada año, donde podemos disfrutar de los espectáculos musicales y taurinos propios de estas fechas. También están en auge las fiestas de Carnaval, con llamativos desfiles y gran variedad de disfraces.

Así mismo, en los últimos años, y coincidiendo con la festividad de San Juan, se celebra la Feria de Tradiciones, el penúltimo fin de semana del mes de junio.

El día 1 de Mayo de cada año se celebra la Romería de Sotuélamos, tradición realizada desde 1642, en la que se saca a la Virgen de la ermita de Sotuélamos en procesión y se cruza el río con la Virgen, como rogativa para las lluvias; también es típico comer en el campo ese día alargándose la fiesta hasta última hora de la tarde.

La tradición textil de este municipio fue muy grande aunque ahora quede un solo telar tradicional donde se hace tejido labrado y liso.

Aún está extendida la artesanía del esparto, tanto el crudo como el manchado, que se utiliza para esteras, posetes, etc.

ARTE

Las calles de El Bonillo conservan la recia arquitectura rural, y en sus fachadas pueden contemplarse numerosos ejemplos de rejería artesana tradicional.

Entre los edificios municipales cabe destacar su Ayuntamiento de noble fachada con doble arquería superpuesta, de estilo vandelviresco, en el que se puede apreciar un escudo de la villa en piedra del siglo XVI.

Destacable también es su Iglesia parroquial de Santa Catalina, obra del siglo XVIII construida sobre otra anterior del siglo XVI. El templo de planta salón con pilares y cúpula en el crucero cuenta con doce altares. El más antiguo de ellos está dedicado a la Virgen del Rosario y tiene un retablo barroco de bellísimas trazas. La torre conserva entre sus restos renacentistas, una ventana plateresca de grandes proporciones. Esta iglesia consta de un Museo Parroquial que alberga obras de enorme interés como «El Cristo abrazado a la Cruz», de El Greco y un cuadro relativo al «Cristo de los Milagros», de Vicente López. También hay un San Pedro y un San Vicente Ferrer de estilo barroco atribuidos a Ribera.

Otro templo que merece una visita es la Capilla del Cristo de los Milagros, datada en 1642 y situada en la calle del Cristo en la que, según cuenta la tradición, el Cristo hacia milagros.

Dentro del casco urbano se encuentra el Rollo o picota, consistente en una construcción de piedra de forma cilíndrica de unos cinco metros de altura que representa el símbolo de su propia jurisdicción. Muy cerca de ella está situada la Torre Mirador, desde la que podremos admirar el paisaje de los alrededores.

Varios son los restos arquitectónicos encontrados en El Bonillo entre los que podemos destacar San Miguel de Susaña y la Ermita de Santa Ana.

CULTURA

En El Bonillo se vive la cultura muy de cerca, prueba de ello son las numerosas actividades que se realizan a lo largo de todo el año. La programación cultural que se realiza desde el Ayuntamiento proviene de subvenciones culturales, de los recursos propios o de la colaboración con la Junta de Comunidades y la Diputación Provincial. Así mismo la oferta que la Red de Teatros ofrece a los Ayuntamientos se centra en tres grandes áreas: música, teatro y danza, que son programados en dos periodos dentro del año, enero-junio y septiembre-diciembre.

Este municipio también participa en diferentes Festivales y Muestras que organiza la Diputación Provincial, como el Festival Internacional de Títeres, el Encuentro de Corales o el Festival de Danzas del Mundo.

Los programas juveniles se realizan en colaboración con los programas ALCAZUL y Comunidad Escuela de Salud, son programas de Ocio Alternativo para la prevención de Drogodependencias en los que se realizan Talleres, Charlas, Viajes y actividades de Ocio dirigidas a jóvenes entre los 10 y 14 años por un lado, y por otro a jóvenes de 15 a 18 años de edad. Otro tipo de actividades dirigidas al sector de juventud son las programadas durante la Semana Joven y el desarrollo del programa «Esta Noche Toca», ambas dependientes de la JCCM.

En primavera, verano y otoño-invierno cultural se puede asistir a interesantes y variadas actividades culturales como son actuaciones teatrales, conciertos, encuentro de corales, de bandas de música de coros y danzas, teatro de calle, participar en el pórtico literario o disfrutar de los bailes regionales.

Para llevar a cabo la mayoría de estas actividades existen en el municipio diferentes infraestructuras como son cine Ideal, el Centro joven, el Local Polivalente, la Oficina de Turismo y la Casa de la Cultura (situada en la calle Quijote s/n) con Salón de Actos, Aula Magna, Punto de Información Juvenil, Emisora Municipal, Biblioteca Pública, Centro de Internet y Centro de Educación de Adultos.

Existen gran número de Asociaciones en El Bonillo y de diferente tipo: culturales, juveniles, sociales, religiosas y deportistas. En cuanto a estas últimas podemos destacar el esfuerzo de su participación en competiciones realizadas en la Feria y las fiestas, en verano y navidades, en las competiciones deportivas locales, y también en los Campeonatos regionales y competiciones intermunicipales. La variedad de los clubes deportivos existentes en la Villa de El Bonillo demuestran que el fútbol, el golf o el ciclismo son deportes de los que es posible disfrutar.

 La cultura de El Bonillo está muy ligada al fervor religioso que sienten sus habitantes por el Santísimo Cristo de Milagros, prueba de ello son la cantidad de asociaciones religiosas que se han formado a lo largo de los años y también el gran patrimonio que conservan en su iglesia y su museo parroquial. 

Un lugar de ocio muy importante en el municipio es el Campo de Golf «La Lagunilla» está dotado de todos los requisitos exigibles para ser homologado oficialmente. Se trata del único campo con carácter público de Castilla-La Mancha y también el primero de la provincia de Albacete.

Se encuentra situado en el término municipal de El Bonillo, en la Carretera de Ossa de Montiel, Km. 2, dentro de un paraje conocido como Pozo Pinos, zona rodeada de pinos que posibilita la práctica de este deporte en un ambiente tranquilo.

Es un campo semirústico que consta de nueve hoyos, greenes y calles segadas. Sus socios superan ya los 150 debido la creciente afición al golf, tanto en el aspecto turístico como en el deportivo.

ESPACIOS NATURALES

Ruta de las Lagunas

La ruta de las Lagunas cuenta con extensas áreas de gran valor ambiental y paisajístico donde se podrá admirar la flora y fauna en armonía con los sistemas fluviales de nuestra comarca.

El recorrido comienza en la laguna del Arquillo, monumento natural situado entre los pueblos de Masegoso, Robledo y Peñascosa. Este lugar posee una belleza inigualable que no es visible hasta llegar casi hasta su orilla. A poca distancia se encuentra los Ojos de Villaverde, uno de los humedales más importantes de la provincia de Albacete que posee un gran valor ecológico y constituye uno de los principales centros de nidificación de aves. Se localiza en el término municipal del Robledo. Continuamos el trayecto por las Sabinas de El Ballestero donde se les da una especial atención mediante un aula de interpretación de la naturaleza que podemos visitar en este municipio.

Dirigiéndonos hacia El Bonillo llegamos a las formaciones lagunares denominadas Navas y Navajos como Nava Conchel, Nava Redonda y Navajo de Peribañez situadas al sur del municipio; y al este se localiza la laguna de Navalcudia, donde se crían avutardas.

El siguiente punto de la ruta nos llevará hasta el parque natural de las Lagunas de Ruidera que refleja la belleza y el atractivo del conjunto de humedales de esta comarca. Todo el valle que aloja este complejo esta rodeado de encinas y sabinas que junto con sus aguas no dejará indiferente al visitante.

Las Salinas de Pinilla declaradas microreserva natural, es nuestro siguiente objetivo. Se encuentran situadas en Viveros constituyendo otro enclave para la nidificación, de ellas se dice que es el nacimiento de río Guadiana. Y para finalizar nuestro recorrido llegamos a los blancos.

  • Ruta al casco antiguo
  • Ruta de Los Pocicos
  • Ruta de la emperatriz Isabel de Avis y Trastámara
  • Ruta de los espacios protegidos

PARA ACCEDER A LA INFORMACIÓN DE LAS RUTAS, PUEDES HACER CLIC SOBRE LOS SIGUIENTES ENLACES:

Partiendo de Alcadozo muy cerca de Pozohondo comenzamos el recorrido en un aula temática donde se ofrece una visión general de la historia que más tarde encontraremos a lo largo de esta ruta.

Seguimos por Peñas de San Pedro con importantes elementos arquitectónicos como su Plaza Mayor, el antiguo Castillo y la Iglesia de Ntra. Sra. de la Esperanza. Desde aquí, llegamos a Pozuelo, donde destaca la Casa-Palacio de los Coroneles; La Herrera, cuya iglesia del S.XVI alberga una pieza gótico-renacentista: “La Cruz de Plata”; y Balazote, donde se ubica el descubrimiento de una pieza de arte prerromano: la Bicha de Balazote.

A continuación, llegamos a Tiriez, que cuenta con un museo etnográfico que muestra un gran repertorio de utensilios tradicionales. Cerca de aquí, encontramos la que fuera ciudad romana de Libisosa en Lezuza.

Seguimos la ruta por Munera, donde encontramos la Iglesia de San Sebastián y el Molino de la “Bella Quiteria”. La Iglesia-Museo de Santa Catalina la podemos visitar en El Bonillo, que ofrece el cuadro del Cristo abrazado a la Cruz del Greco.

Dirección al sur llegamos al Ballestero, a través de la calzada romana construida sobre el Camino de Aníbal, que nos lleva hasta Viveros visitando su iglesia barroca de San Bartolomé, hasta alcanzar Povedilla. Por último, llegamos a Alcaraz, cuna del ilustre arquitecto Andrés de Vandelvira, que es conjunto histórico-artístico por albergar magníficos ejemplos de arquitectura gótica, renacentista y neoclásica, no deje de visitar su Plaza y su calle Mayor.

Otros espacios naturales

Las llanuras de El Bonillo, junto a sus navas y navajos que en régimen estacional refrescan estas tierras manchegas, constituyen un hábitat ideal para toda clase de ánades y aves esteparias como los sisones alcaravanes, alondras de Ricotí y la avutarda junto con la cañada real y la “ruta del Quijote” permiten practicar el senderismo en pleno contacto con la naturaleza.

El sabinar puede considerarse un área de excepcional interés debido a su cantidad de árboles que aquí se encuentran y la edad de los mismos. El sabinar de sabina albar, junto con las hierbas aromáticas como tomillo, romero, mejorana, cuyo aroma es capaz de perfumar las más vastas extensiones.

El término de El Bonillo está surcado en el norte por el río Sotuélamos y el Córcoles; el sur lo bañan el Pinilla y los arroyos Sagés y Alarconcillo.

Al norte de la carretera que une este municipio con Lezuza encontramos el Complejo Lagunar de Navalcudia, formado por lagunas, navajos y charcas. Algunas de estas lagunas son: Navalcudia, La isla, Navajolengo y Nava Colla. Junto a ese sistema lagunar podemos divisar el pico de Los Barreros, siendo el punto más alto de Montiel con 1101 metros de altitud. Más alejada está Nava Redonda y algo más al sur, en límite con el término de El Ballestero, Navaconchel.

Al norte de El Bonillo se encuentra la pedanía de Sotuélamos, un sistema lagunar para disfrutar de un área de recreo muy agradable.

Una zona próxima al núcleo urbano son los Pinares, con un parque acondicionado como lugar de excursión. Allí encontramos el Campo de Golf «La Lagunilla», campo de golf rústico, de propiedad municipal, uno de los pocos campos públicos que hay en España.

Siguiendo por la carretera que nos lleva hacia Ossa de Montiel está El Sabinar, que puede considerarse un área de gran interés debido a la cantidad de árboles que allí se encuentran y la edad de los mismos.

Más información www.elbonillo.es